Blogia
paranormalia

Fantasmas en el Ayuntamiento

[Osorno, Chile] Algunas informaciones más sobre los ruidos que, aparentemente, causan los fantasmas en el edificio municipal de Osorno. Y la comisión de la iglesia católica que bendijo el lugar con la esperanza de que se retiraran. Sigue aquí: Los Inquietos Espíritus que Alteran al Municipio Osornino. Ex calderero Carlos Riquelme Gómez habla de sus experiencias. La presencia de espíritus inquietos o de personas muertas que penan en el Edificio Municipal, se transformó por estos días en tema de conversación obligado de los osorninos y de quienes trabajan en las citadas oficinas ubicadas en avenida Mackenna, frente a plaza de Armas, en esta ciudad.
El calificativo de actos paranormales, según la literatura, sirve para denominar aquellos presuntos fenómenos que están más allá de las leyes naturales. Desde este punto de vista se agrupan b en ese concepto también, las disciplinas que intentan estudiarlos.
Otros señalan que el estudio de los presuntos fenómenos paranormales son difíciles de caracterizar y explicar, incluso, a pesar de asumirse como reales, según expertos en la materia.

Preocupación
Frente al tema numerosos funcionarios guardan una secreta esperanza de aclarar las evidentes manifestaciones de fenómenos anormales o almas que penan en el edificio municipal, las cuales se manifiestan a través de siluetas, ruidos, personas que bajan o suben escaleras, pican leña, llantos y lamentos de personas enfermas.
El acto de bendición realizado en las oficinas del tercer piso del edificio municipal, donde funciona la Dirección de Obras, alcanzó un alto revuelo por la connotación que se le dio al, ya que según varios funcionarios, tuvo como objetivo apaciguar situaciones anormales que se vienen sucediendo y de las cuales muchos han sido testigos a lo largo de los años.
Trabajadores municipales que profesan la fe católica, solicitaron hace unos 15 días atrás, la asistencia de un sacerdote para bendecir las instalaciones municipales.
Este acto religioso, para muchos funcionarios pasó inadvertido, incluso para las propias autoridades comunales y empleados municipales, quienes se enteraron del hecho sólo por la publicación realizada hace una semana por El Diario Austral. La historia de los fenómenos paranormales no son privativas en Osorno de este edificio, ni tampoco partieron con este hecho: tienen una larga data.

A Convivir
"Tuve que aprender a convivir con los espíritus en el subterráneo", fue el testimonio entregado a T&R por Carlos Riquelme Gómez, quien trabajó por más de 37 años en la corporación municipal, al recordar cuando estuvo encargado por medio año de las calderas del recinto. Riquelme asegura haber escuchado ruidos extraños y observado sombras en movimiento.
El jubilado funcionario, que ingresó a trabajar en el gobierno comunal del fallecido alcalde René Soriano Bórquez, y se retiró del servicio en 1998 durante el mandato del actual jefe edilicio, Mauricio Saint-Jean Astudillo, comentó que "al comienzo nadie creyó la historia de las almas que penaban, pero con el tiempo la gente se acostumbró".
El operario de calderas explicó que la presencia de almas en pena pudo haber tenido alguna relación con personas que fallecieron enfermas de cólera, cuyos cuerpos fueron sepultados allí en el siglo 18.
De acuerdo a la historia, los terrenos donde fue construida la Municipalidad pertenecieron a la familia Montecinos-Montalva. Incluso, dichas oficinas estaban ubicadas en un sitio posterior a la sede comunitaria de Bilbao 850, donde en la actualidad funciona el patio de exhibición de una automotora.

Construcción
En 1957 comenzó el proyecto del Edificio Consistorial, que fue puesto en marcha con la presencia del entonces presidente de la república, general Carlos Ibáñez del Campo, entre otras autoridades y habitantes de la ciudad.
Concluyó la construcción del edificio de 9 pisos destinado a oficinas municipales y servicios públicos, con su inauguración el año 1964, por lo que se transformó en la obra de mayor envergadura arquitectónica en Osorno, de acuerdo al testimonio aportado por el historiador Gabriel Peralta, encargado del Museo Municipal.

Por los Pasillos
Carlos Riquelme precisó que ingresaba a trabajar todos los días a las 3 ó 4 de la madrugada para encender fuego en las dos calderas que temperaban las oficinas del edificio municipal, aseverando que "en las primeras semanas de trabajo era habitual escuchar que alguien caminaba por los pasillos del primer piso y que otros bajaban o subían las escalas".
"Yo sentía el tranco de personas, algunos quejidos. Había bastante ruido en los pasillos de la caldera y en las escalas que conectaban con el subterráneo, pero le echaba un par de par de garabatos a los espíritus y éstos se aquietaban", comentó.
El reemplazante del calderero titular aseveró que después de cargar con leña las dos calderas comenzaban los ruidos anormales, los que se sentían entre las 4 y 7 de la mañana. Todo volvía a la calma cuando comenzaba a llegar el personal a trabajar a las oficinas".
Confidenció que "al comienzo del reemplazo del calderero titular -don Rosalino Moya- tuve que calmar mis nervios y el susto y actuar con valentía para enfrentar estos hechos que no eran normales para mí, pero aprendí a convivir con ellos".
"Cuando me sentaba frente a la caldera sentía los pasos de personas que nunca llegaban a destino y quejidos de personas que al parecer estaban enfermas. O bien se sentía picar leña, todo en medio del silencio del edificio".
Riquelme, actualmente integra un Grupo de Adultos Mayores en Ovejería y aún recuerda lo que, asegura, eran fenómenos paranormales que no ha vivido en ningún otro lugar fuera del edificio Consistorial.
Su testimonio respecto de la presencia de espíritus inquietos y ruidos anormales, fue corroborado por otros ex funcionarios que prestaron servicios laborales en la citada corporación en pleno centro de la ciudad.

Séptimo Piso

Un funcionario de seguridad, quien pidió reserva de su identidad, relató a T&R que hace algún tiempo la sombra de una persona apareció tras los cristales de la oficina de Recursos Humanos de la Municipalidad, ubicada en el séptimo piso del Edificio Consistorial.
Este trabajador apuntó que, en una ronda preventiva para asegurarse que todas las puertas estuvieran con llave, y que no quedaran funcionarios o personas extrañas en las oficinas desde el tercer al octavo piso, apreció una extraña sombra de un sujeto que se ocultaba por debajo de los escritorios en el citado Departamento.
"Pensé en un momento que se trataba de un funcionario que me estaba haciendo una broma, pero lo llamé y no contestó, y tampoco salió de la oficina porque todo estaba bajo llave. Esta situación se la reporté a otros colegas y al jefe director de la seguridad, pero finalmente nadie encontró nada en el lugar".

Teología
La teología no confirma y tampoco niega la existencia de fenómenos paranormales. Estas son situaciones que escapan a lo normal y que no están relacionadas con el mal.
Así, la iglesia católica enfrenta los casos paranormales, como la supuesta presencia de espíritus o almas que penan en determinados lugares, como casas, edificios o inmuebles, con bendición, misa u oración. Función que cumplen los sacerdotes a petición de los interesados para "aquietar los espíritus que penan", como son calificados estos hechos por el común de las personas.
La iglesia católica no tiene una definición clara al respecto, incluso los sacerdotes jesuitas han realizado estudios referidos a la parapsicología que termina siendo una realidad aceptada, pero sin una respuesta clara de los temas paranormales que enfrenta la gente.
 
Importante
Carlos Martínez, presidente de la Asociación de Pastores Evangélicos de la provincia de Osorno, explicó que "la bendición u oración es la única solución de Dios para liberar los lugares ocupados por espíritus malignos que producen experiencias paranormales".
Precisó que "los casos anormales revelan que el hombre o quienes han muerto están alejados de las mano de Dios, por lo que la autoridad religiosa o quienes tienen el poder de ella tenemos que estar dispuestos a conversar con aquellas personas que han sido blanco de dichas situaciones, ya sea ante la existencia del espíritu del bien o la presencia del demonio".
[David Muñoz Muñoz]
[10 de junio de 2007]
austral de osorno ]


Los Ruidos del Municipio
Pocos se atreven a reconocer, por miedo a las bromas, las historias paranormales del Edificio Consistorial. Carlos Riquelme trabajó 37 años allí y no tiene problemas en referirse al tema: "Se sentían pasos que nunca llegaban a destino, quejidos de personas que al parecer estaban enfermas".
[10 de junio de 2007]
austral de osorno ]


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres