Blogia
paranormalia

Más Sobre Extraño Ataque

Más Sobre Extraño Ataque

En el diario de hoy 10 de septiembre de 2006 aparecen más informaciones sobre el ataque de un chupacabras ayer. La noticia:

Pobladores Asustados Por Extraño Ataque
Vecinos del sector cambiaron sus hábitos diarios y ahora duermen cerca de los corrales de los animales para proteger al resto del ganado.
Ningún rastro. Ninguna huella. Sólo los extraños agujeros que poseen las cabras muertas en la parcela San Antonio son las marcas que dejó el supuesto chupacabras en el feroz ataque que acabó con la vida de más de treinta animales en el poblado de La Huayca y que tiene a los habitantes de dicho sector atemorizados y en vela desde el pasado jueves, día en que sucedió el extraño fenómeno.
De hecho, el anormal suceso llevó a uno de los dueños de los animales, el trabajador minero Jaime Soto Cruz, a pensar en la clara posibilidad de adquirir armamento para protegerse de un potencial ataque, "por ahora duermo cerca de los animales, siempre atento y con palos por si sucede algo", afirmó.

Fenómeno
Quince de los animales muertos, según dijo Soto Cruz, tienen claros rasgos de haber sido atacados por una jauría de perros salvajes, "pero el resto de los mamíferos aparecieron con un extraño agujero bajo la oreja, como si un animal con un sólo colmillo los hubiese atacado, pero no me atrevería a llamarlo Chupacabras, pero aquí realmente ocurrió algo raro, algo muy inexplicable", aseguró el ganadero.
La impresión del poblador se argumenta en el hecho de que al momento de descubrir los cadáveres al interior del corral, la gran mayoría de estos, a excepción de cinco ejemplares, se encontraban amontonados unos sobre otros en una esquina del lugar, cerca de la puerta.
"De hecho hay otros que no presentaban ninguna marca, ningún vestigio de haber sido atacados, pero aparecieron muertos, amontonados con los demás animales", afirmó Jaime Soto.
De igual forma, la madre del ganadero, Nila Cruz Cáceres, visiblemente afectada por el suceso, relató entre lágrimas que la matanza de estos animales le produjo una gran pérdida económica, "de más de 600 mil pesos", aseguró.
Finalmente, la familia Cruz Soto manifestó que tienen cerca de 200 cabras y cabritos en el pequeño corral que no supera los seis metros de largo y los cinco de ancho, "donde uno de ellos se encuentra en estado agónico y el resto en diferentes situaciones que aún no aseguran la continuidad de sus vidas", expuso Jaime Soto.
[10 de septiembre de 2006]
estrella de iquique]


¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres